MI HISTORIA

Actualizado: 27 de mar de 2019


Práctica de Ho'oponopono



Mi historia con HO´OPONOPONO y ¿Porque al principio no me funcionó?


Desde que tengo como 8 años siempre me gustó leer libros de crecimiento personal y asistir a cuanto curso había. Entre tantas técnicas y filosofías que investigué había una que pase desapercibida por su simplicidad y porque no comprendí todo lo que llevaba detrás.


Era el Ho'oponopono una técnica hawaiana de resolución de problemas, en la cual solo debemos repetir todo el día 4 palabras LO SIENTO, PERDONAME, TE AMO, GRACIAS. Lo hice por un tiempo pero luego desistí pues no comprendía como esas palabras me iban a ayudar a resolver mis conflictos.


Al cabo de 6 años me volví a encontrar cara a cara con el Ho’oponopono al pasar una profunda depresión y luego de inscribirme a una certificación de Coaching Transpersonal comencé a volverla a practicar, pero esta vez tenía mucha más consciencia que antes. Ya estaba preparada para comprender la vida desde otra perspectiva y Ho´oponopono me ayudo a limpiar muchas memorias que tenía mi inconsciente que no me dejaba salir del agujero del sufrimiento y la depresión.


En aquella época también tenía problemas de pareja, y mi hija también estaba absorbiendo todo mi dolor manifestándose en descargas de ira, problemas sensoriales y problemas en su desarrollo. En conclusión mi vida era un caos completo y necesitaba algo que trabajara muy profundo (el inconsciente) porque ya había intentado casi todo: psicólogos, medicamentos, psiquiatras, cursos, libros, religiones, etc.


Descubrí que nuestra vida está dominada por el inconsciente que es esa parte de nosotros que llevamos desde incluso antes de nacer donde guardamos todas las memorias dolorosas que nos ocurrieron y dejamos en un lugar muy escondido, pero que llega en el momento que menos pensamos cuando hay algo que dispara esos recuerdos inconscientes y los vivimos muy intensamente.


El Ho’oponopono borra todas esas memorias inconscientes para que podamos expresar nuestra alma en la más pura esencia, llegamos a un momento cero donde no existe nada solo el presente y no nos definimos por clases sociales, ni raza, ni por haber tenido una niñez triste, ni por incluso traumas. Al borrar estamos permitiéndole a la divinidad que actúe y nos llegue lo correcto y perfecto para nuestra vida.


Nosotros no sabemos qué nos conviene, Dios si lo sabe, y por ello al repetir las palabras de Ho´oponopono estamos dejándonos llevar por la inspiración que llega por la divinidad a través de nuestra alma. Es vivir una vida en paz teniendo la seguridad que todo saldrá bien, así existan algunos tropiezos, vamos a seguir ese camino al lado de Dios quien nos llevará a desarrollar nuestro propósito en la vida.


Por otro lado, algo muy importante que aprendí de Ho´oponopono es que soy 100% responsable de todo lo que me pasa, así crea que haya sido la víctima, soy responsable, porque no sabemos antes de nacer que vinimos a aprender por lo tanto cada cosa que pasamos ya la hemos planeado.


Aprendí que las personas que llegan a nuestra vida y nos hacen pasar penas, son nuestros maestros, a esas personas si que las escogimos antes de nacer, como nuestros padres e hijos y parejas. Ellos nos enseñan cada día acerca del amor a nosotros mismos, a poner límites, a ser compasivos sobre todo con nosotros mismos.


Hacer Ho´oponopono no siempre es agradable porque salen muchas cosas de nuestro organismo como dolores de cabeza, faringitis, tristeza, ira, etc., cuando comenzamos a hacerlo, pero ese es el mejor síntoma que estamos limpiando y sacando toda la basura de nuestra vida para que llegue lo nuevo. Como una planta que la maleza no deja crecer los frutos, al arrancarla, queda la tierra fértil, limpia, y lista para que salgan la mejor cosecha.


¡A practicar!

44 vistas

Todos los derechos reservados. ©2019 by Paula Ocampo 

whatsIcono.png

Contáctanos

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco